Independientemente de que la planta natural sea de interior o de exterior, en Innatura – Naturaleza Interior sabemos perfectamente que la elección del suelo es fundamental para que la planta se desarrolle en todo su esplendor.

Elegir un buen suelo proporcionará a las plantas:

  • El drenaje correcto.
  • Consistencia de suelo adecuada.
  • Retención de nutrientes necesaria.

Aunque hay muchos factores que afectan al desarrollo de nuestras plantas, lo cierto es que en el suelo está una de las claves fundamentales para garantizar que la planta crezca correctamente.

  • Profundidad: Las raíces deben poder desarrollarse a sus anchas favoreciendo así su capacidad de crecimiento.
  • Estructura: Debe ser mullida y aireada, que podemos mejorar aportando materia orgánica.
  • Uso de fertilizantes en la proporción correcta.

A no ser que se utilice suelo orgánico “natural”, por lo general las plantas requieren un cambio de suelo después de una temporada debido a que ya no serán capaces de absorber nutrientes de ese suelo.
Desde Innatura, recomendamos comenzar cada temporada con un suelo nuevo y fresco.

Importancia del tipo de suelo

Necesidades de las plantas

Aunque es recomendable elegir el tipo de suelo que funcione mejor para cada planta específica, la mayoría de las plantas se desarrollarán perfectamente en un suelo comercial convencional que suelen estar compuestos de una mezcla de turba, vermiculita, perlita y hummus negro. Utilizar un suelo adecuado de calidad reducirá la posibilidad de albergar plagas o enfermedades.

Para identificar qué tipo de suelo es el más adecuado para la planta, lo mejor es seguir las indicaciones que aparecerán en la etiqueta que debe acompañar a la planta. Aquí encontraremos la siguiente información:

  • Cantidad de humedad que necesita la planta. Un cactus requerirá un suelo arenoso que drene fácilmente, mientras que las dalias, lirios o calas requerirán de un suelo más arcilloso.
  • Hay que tener en cuenta el nivel de pH que necesita la planta. La mayoría de las plantas requieren un pH de 7.0, que es el estándar de los suelos comerciales, pero hay variedades que necesitan un suelo o sustrato más ácido, con un pH de 6.0, como las azaleas, camelias, hortensias…
  • Si la planta carece de etiqueta o la información no es lo suficientemente clara, no dudes en preguntar en tu vivero o floristería cual es el suelo y el pH óptimo para tu planta.

También hay que saber que el agua del grifo suele contener cal, lo que hará subir el pH del suelo si regamos las plantas con este tipo de agua.

Humedad y nutrientes para plantas

Un valor de pH muy bajo o muy alto puede ser perjudicial para tus plantas, por lo que es importante conseguir alcanzar el valor adecuado.
Pero, ¿cómo reconocer cuando el pH no es el adecuado?

Síntomas de un pH demasiado bajo
(el sustrato es demasiado ácido):

  • Los nutrientes se disuelven con demasiada facilidad.
  • Puede haber un déficit de Fósforo (P), Potasio (K).
  • El suelo presenta aspecto pobre.
  • La vida en el suelo es reducida.

Síntomas de un pH demasiado alto
(el sustrato es demasiado alcalino):

  • La mayoría de los nutrientes no se disuelven fácilmente.
  • Déficit de fosfato y otros minerales.
  • En suelos arenosos aumenta la descomposición de sustancias orgánicas.

Utilización de fertilizantes

En las bolsas de tierra que podemos comprar en tiendas de jardinería especializadas encontraremos la proporción de nitrógeno, fósforo y potasio (NPK) con la que cuenta ese suelo.
Por ejemplo, una proporción

N – P – K
20 – 10 – 10

significa que hay dos veces más nitrógeno que fósforo y potasio.
Cada tipo de planta requiere diferentes mezclas de estos minerales para conseguir un crecimiento óptimo.

Características suelo plantas

Estas pueden ser unas pequeñas indicaciones para tener en cuenta de los minerales que necesita una planta:

  • Las plantas frondosas, requieren, por lo general, tierra con más nitrógeno, por ejemplo, una proporción 20-10-10.
  • Las plantas con flores necesitarán más fósforo, por ejemplo, 10-20-10.
  • Para aumentar la resistencia a enfermedades, lo correcto sería una proporción 10-10-20, que contiene más potasio.

Es conveniente adicionar nutrientes con fertilizantes. Utilizar un fertilizante liquido cada 2 semanas, por ejemplo, contribuirá al crecimiento y salud de las plantas.
En este artículo encontrarás más información sobre el correcto uso de los fertizantes.

No conocer bien el suelo que necesita una planta o las características del suelo que estamos utilizando, puede hacer que nuestras plantas no estén saludables. Fertilizar sin saber el pH del suelo o qué nutrientes necesita la planta en cada momento, no entender las condiciones de drenaje antes de plantar son algunos de los errores que se cometen en el cuidado de las plantas respecto al

Cuidado sustrato adecuado

Las plantas no solo viven de agua. Hay que aportarles humedad y, además, nutrientes. En Innatura nos encargamos del mantenimiento de las plantas naturales de interior y de exterior, cuidando de que en todo momento tengan el sustrato más adecuado para su etapa de crecimiento y estén en todo momento fuertes y sanas. ¡Consúltanos!

Aquí encontrarás los 9 principales errores que se cometen en el cuidado de las plantas y cómo prevenirlos:

  1. Ignorar las instrucciones para su cuidado
  2. Exceso de agua o un drenaje inadecuado
  3. Cantidad de luz equivocada
  4. Elegir un tipo de suelo poco apropiado
  5. Dejar que los insectos y malas hierbas crezcan
  6. Fertilización incorrecta
  7. Tratar a las plantas como meros objetos de decoración
  8. Poda inadecuada
  9. Resumen

Escribe tu comentario

Montaje y Mantenimiento de Plantas Naturales

C/ Río Aguas Limpias, 4 - 50.196 - La Muela (Zaragoza)

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Close