En Innatura sabemos que regar una planta en exceso es un problema que suele darse a menudo en plantas de interior y que puede llegar a tener difícil solución.

Cómo detectar el exceso de riego

El resultado de un exceso de agua o un drenaje insuficiente es que la planta se vuelve amarilla, se caen hojas o se pudre y muere. Una vez que se han podrido las raíces de la planta, esta pierde su capacidad de revivir.

No es fácil detectar si una planta ha tenido exceso de riego ya que los síntomas son muy parecidos a cuando sufren de carencia de agua, pero estas señales te podrán ayudar:

  • Las hojas inferiores se vuelven amarillas
  • La planta parece marchita
  • Las raíces se pudren o se atrofian
  • No aparecen nuevos brotes
  • Las hojas jóvenes se vuelven marrones
  • El suelo aparecerá verde (presencia de algas)

Mantener una frecuencia de riego adecuada y un drenaje correcto harán que nuestras plantas estén más sanas y llenas de vida.

Frecuencia de riego

Darle a una planta demasiada agua puede matarla más rápido que la ausencia de riego.
Aunque la mayoría de las plantas prefieren el suelo húmedo, no les gusta el suelo empapado y mal drenado.

¿Cuándo regar?

Los principiantes tienden a regar por igual todas sus plantas diariamente, en un mismo horario, como un reloj. Esto es un error. Una técnica para regar las plantas con la frecuencia adecuada es separar las plantas que necesitan mucha agua de las que necesitan poca. De esta manera nos aseguraremos de no equivocarnos con la frecuencia de riego.

Frecuencia de riego

Como comentamos en nuestro artículo anterior, al adquirir nuestra planta le acompañó una etiqueta con instrucciones para el cuidado de la planta. En esa etiqueta deben aparecer unas directrices básicas sobre la frecuencia de riego.
Antes de regar la planta, hay que comprobar si el suelo está húmedo o seco. ¿Hay algo de humedad en el suelo? Entonces la planta no necesita agua. ¿El suelo está seco? Entonces necesita agua.
Pronto aprenderás a regar cuando sea el momento adecuado, que tiene poco que ver con ajustarse a un horario programado. El exceso de agua, a menudo combinado un drenaje inadecuado, es la causa más común de muerte de las plantas de interior. Un exceso de agua expulsará nutrientes valiosos y compactará el suelo, de manera que no habrá suficiente oxígeno disponible. Incluso se pueden pudrir las raíces de la planta.

Si accidentalmente se riega con exceso la planta, notarás las hojas caídas, amarillentas y olor de las raíces podridas. Se puede intentar recuperar la planta sacándola de su maceta y dejando la “bola” de la raíz al aire fresco o envuelta en papel absorbente (papel de cocina, por ejemplo) hasta que se seque. Elimina cualquier raíz que esté podrida y después trasplanta la planta a un suelo húmedo.

Drenaje adecuado

La plantación en macetas sin orificios de drenaje puede traer como consecuencia que la planta se ahogue.

Este es el motivo por el que un drenaje adecuado es tan importante: las raíces de una planta necesitan el aire tanto como el agua. Sí, el agua es necesaria, pero también se requiere que el agua drene libremente para que las raíces pueden respirar. El agua no debe estancarse cerca de las raíces, ya que el agua estancada puede privar a las raíces de oxígeno y hacer que se pudran.

La mayoría de las plantas necesitan un suelo que contenga mucho oxígeno. No hay oxígeno en el suelo saturado con agua. Y eso es lo que se obtiene cuando se riega una planta en una maceta que no tiene un agujero de drenaje.

Has encontrado un recipiente precioso que queda muy bien con el resto de la decoración y has trasplantado la planta en sus primeros días. Si ese precioso recipiente no tiene agujeros de drenaje en el fondo, significará un desastre para la planta.

Una buena manera de tener una planta sana y un recipiente atractivo es plantarla en una maceta de plástico resistente con orificios de drenaje y luego colocarla en el interior del recipiente decorativo. Para el riego, extrae la maceta del recipiente y vuélvela a colocar dentro una vez que hay dejado de gotear. También se pueden colocar piedras de drenaje en el recipiente para evitar que el fondo de la maceta esté en contacto con el agua que haya drenado del riego.

Asegúrate de que no haya nada obstruyendo el orificio de drenaje de la maceta que impida que el exceso de agua se escape.

Maceteros decorativos

Casi todas las plantas de interior tienen diferentes necesidades en las diferentes épocas del año y la mayoría tendrá un período de inactividad durante el invierno. Los árboles y arbustos, por ejemplo, necesitan un riego profundo al menos una vez a la semana, ya que tienen raíces más grandes. Las plantas con flores estacionales necesitarán ser regadas varias veces a la semana en el verano, pero casi nada cuando llega el invierno. El exceso de agua, especialmente cuando la planta no está creciendo, es una de las mayores causas de la muerte de una planta.

La idea es mantener su suelo húmedo y saludable, pero nunca inundado. Una cantidad razonable de humedad estimulará las raíces para que la planta crezca, pero si se riega demasiado, estarán condenadas a morir.

Si accidentalmente se riega con exceso la planta, notarás las hojas caídas, amarillentas y olor de las raíces podridas. Se puede intentar recuperar la planta sacándola de su maceta y dejando la “bola” de la raíz al aire fresco o envuelta en papel absorbente (papel de cocina, por ejemplo) hasta que se seque. Elimina cualquier raíz que esté podrida y después trasplanta la planta a un suelo húmedo.

Tamaño de la maceta correcto

Como veremos en próximos artículos, generalmente se recomienda trasplantar las plantas poco después de llegar al destino de la planta. La elección del tamaño adecuado del contenedor donde se desarrollará nuestra planta los próximos meses nos ayudará a tener éxito en sus cuidados. Un contenedor demasiado pequeño hará que la planta no se desarrolle como debe. Sin embargo, un contenedor grande significa demasiado suelo, que puede contener cantidades excesivas de agua y, por tanto, puede causar la podredumbre de la raíz.

Elegir un macetero adecuado

Regar de forma adecuada las plantas en oficinas o lugares de trabajo puede ser complicado debido a los diferentes tipos de plantas y condiciones. En Innatura instalamos hidrojardineras o macetas de autorriego. Son unos contenedores con un sistema de autoriego que proporcionan humedad constante en la zona de las raíces. Nosotros nos encargamos de llenar el depósito cuando sea necesario y las plantas absorberán el agua por capilaridad, según lo vayan necesitando.

Envíanos tu consulta y te presentaremos un presupuesto adecuado a tus necesidades.

Aquí encontrarás los 9 principales errores que se cometen en el cuidado de las plantas y cómo prevenirlos:

  1. Ignorar las instrucciones para su cuidado
  2. Exceso de agua o un drenaje inadecuado
  3. Cantidad de luz equivocada
  4. Elegir un tipo de suelo poco apropiado
  5. Dejar que los insectos y malas hierbas crezcan
  6. Fertilización incorrecta
  7. Tratar a las plantas como meros objetos de decoración
  8. Poda inadecuada
  9. Resumen

Escribe tu comentario

Montaje y Mantenimiento de Plantas Naturales

C/ Río Aguas Limpias, 4 - 50.196 - La Muela (Zaragoza)

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Close